papoi Blog

1/03/2005


EL PARLAMENTO DE GASTEIZ APRUEBA EL PLAN DE IBARRETXE(30-12-2004)
La izquierda abertzale vota por la solución del conflicto y contra la reforma estatutaria
El Plan Ibarretxe resulta aprobado con el apoyo de tres parlamentarios de SA, mientras que otros tres votan en contra.

La izquierda abertzale dio la campanada un día antes de fin de año. Mes y medio después de la presentación de la propuesta del Velódromo de Anoeta, reflejó el afán de buscar una solución al conflicto basada en el acuerdo y la consulta con tres síes en la votación, y otros tres noes dedicados a reflejar su rechazo frontal del proyecto neoestatutario. En medio del fenomenal revuelo producido en la sala, Otegi reclamó «que nadie se equivoque: estos votos son para buscar una solución». Una carta de Josu Urrutikoetxea leída por el portavoz de SA remarcó este concepto.


Batasuna pide a Ibarretxe guardar su plan y «sumarse a la solución»

En una comparecencia sin preguntas para realzar el contenido del análisis, la dirección abertzale dio a conocer un documento que remarca la apuesta de la izquierda abertzale por la resolución del conflicto y su rechazo a las vías neoestatutarias.

La Mesa Nacional de Batasuna considera que, tras la votación en el Parlamento, «hay terreno abonado para abordar un proceso que conduzca a la superación del conflicto»

«El pleno de ayer ha dejado una gran pregunta en el escenario político:¿A partir de ahora, qué?», indica el texto que fue leído por Xabi Larralde y Pernando Barrena. Y responde con dos emplazamientos. El primero va dirigido a los gobiernos español y francés y los partidos que los sustentan ­como «responsables principales de que el conflicto perdure»­para que «aparquen de una vez por todas la vía de represión y de conculcación de derechos, para encarar un proceso que conlleve a la resolución definitiva del conflicto». El segundo se le traslada a Ibarretxe:«Tiene que responder también a la nueva situación creada, cambiando de planificación, metiendo en un cajón la reforma estatutaria, e impulsando un acuerdo y un plan entre todos. Para eso le votaron 600.000 ciudadanos y ciudadanas», recuerda el texto.

En esta idea ahonda el punto final, reproducido en la parte inferior:«Ibarretxe tiene todo el apoyo de Batasuna para sumarse a la mesa de resolución del conflicto, entre todos los agentes de este país, con las bases que él mismo ha defendido en el preámbulo de su plan. Sin embargo, nunca tendrá el apoyo de Batasuna para llevar a cabo un nuevo fraude estatutario», apostilla.

Receta para el «tránsito»

El documento incide en los criterios de procedimiento que ya fueron expuestos el 14 de noviembre en el Velódromo de Anoeta. Así, Batasuna considera que «el proceso de superación del conflicto requiere poner en marcha un diálogo político multilateral cuyo objetivo debe ser la construcción, de manera acordada, de un escenario que posibilite el tránsito hacia un nuevo marco democrático, donde se garanticen todos los derechos del pueblo vasco». Y añade que «dicho acuerdo debe ser refrendado, inevitablemente, por la ciudadanía de Euskal Herria. Los firmantes del acuerdo deberán, además, constituir la interlocución democrática de nuestro pueblo, abriendo un proceso de diálogo y negociación con el Estado español y el Estado francés, para hacer respetar los contenidos del acuerdo». En este contexto, reitera que está dispuesto a asumir los compromisos expresados el 14 de noviembre. «Batasuna ha dado un primer paso en el Velódromo que viene acompañado por un segundo paso en el Parlamento de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, en la misma dirección y con el mismo objetivo; un no rotundo y claro a la posibilidad de un nuevo Estatuto y un sí rotundo a un acuerdo entre todos que abra las puertas a un escenario de paz en nuestro país», detalla el documento.
El texto leído por la Mesa Nacional en Iruñea lleva por título «Es el momento de impulsar la resolución democrática del conflicto». En varios puntos se remarca la importancia del momento actual.

«Encrucijada de envergadura»

Así, se asegura que «los instrumentos políticos del Estado español y del Estado francés han quedado inhabilitados y el pueblo vasco se encuentra ante una nueva encrucijada de gran envergadura: dar definitivamente por enterrado el modelo autonómico y apostar por un nuevo marco jurídico que traiga una solución definitiva al conflicto vasco, respondiendo a la necesidad y la demanda de la mayoría de la sociedad vasca, o, por otra parte, repetir fórmulas políticas fracasadas sin resolver el conflicto».

En los párrafos finales, el texto ahonda también en el carácter crucial de esta coyuntura política:«Son momentos de ilusión y compromiso para avanzar en este sentido, y tenemos el viento a favor de la inmensa mayoría de la sociedad, que demanda soluciones». Y un poco antes se resalta también que «la actual situación política (crisis de los estatus políticos, nuevas propuestas, consulta popular) es terreno abonado para el inicio de un proceso de superación del conflicto».

En la primera parte del análisis de la Mesa Nacional se incide en constatar, «con gran satisfacción, que la lucha de la izquierda abertzale y del pueblo vasco han conseguido derrotar los planes y los marcos políticos que buscaban diluir definitivamente los anhelos de soberanía de este país».

La Mesa Nacional sitúa el proceso de Lizarra-Garazi como clave en esta quiebra de los marcos diseñados en 1978, porque el citado acuerdo «puso los cimientos del proceso democrático vasco, provocando en los actuales estatus una crisis de carácter político irreversible. En adelante, nadie en este país ha podido plantear ofertas políticas que no tengan como puntales fundamentales a Euskal Herria y al derecho a decidir de los vascos».

Texto integro del documento de la Mesa Nacional de Batasuna (es)

La fuente es Gara, y de paso os pongo un link que ni dios habrá mirado:
Plan ibarretxe